Archivo por meses: febrero 2015

ARAGÓN 2030

No no, este no es el título de una peli de ciencia ficción, en realidad es simplemente una reflexión de como veo yo Aragón para esa fecha, aunque suene un poco a “Blade runner”.

Como algunos ya sabréis vía redes sociales, formo parte del la lista de Pablo Echenique “Es la hora de Aragón” en las primarias que desembocarán el día catorce de febrero en la elección de un Secretario General y un Consejo Ciudadano para Podemos Aragón.

Pues bien, dado que esa lista se nutre de gente muy preparada y comprometida, ¿que aporto yo?

Humildemente, creo que aporto fundamentalmente tres cosas:

Compromiso político: Ya que todo el que me conoce dentro de la organización, sabe que abogo y reclamo poner en manos de la ciudadanía la política del siglo XXI y no la actual del siglo XIX. Conceptos como democracia líquida o 2.0, municipalismo, presupuestos participativos, grupos de intervención popular y en suma todo aquello que contribuya a empoderar a la gente, a toda la gente, forman parte de mi ADN político.

Compromiso con el medio rural: Puesto que fui elegido en uno de los caucus provinciales, por compañeros de diversas localidades de la provincia de Zaragoza. Adquirí el compromiso de representarles a ellos y llevar la problemática e iniciativas del mundo rural al Consejo Ciudadano de Aragón.

Economía del conocimiento: Trabajo desde el 96 en el sector tecnológico como diseñador web. Y estamos hablando de los inicios de internet en España. He aportado mi granito de arena en diversas empresas de Aragón, Madrid e incluso tuve una incursión internacional en Dublin, Irlanda. Y hoy en día trabajo remotamente desde mi casa (como Iñigo Errejon, por tanto estafo mi sueldo) para una compañía de software de Valladolid que desarrolla un producto puntero a nivel internacional. Tecnología totalmente made in Spain.

Padecí los efectos devastadores del estallido de la “burbuja .com” de 2001 que me pilló a contrapié con mi propia agencia interactiva recién creada en 2000 y a duras penas mantenida hasta 2005.

Actualmente pertenezco al colectivo Cachirulo Valley mayoritariamente compuesto por ingenieros y emprendedores del ecosistema startup.

Se que algunos por desconocimiento pensaréis que un diseñador web no es un perfil con un conocimiento amplio en tecnología y/o en la industria del sector. Pero os estaréis equivocando, ya que hoy en día se trata de un perfil altamente especializado y que requiere una altísima cualificación que no se adquiere por medio de ninguna enseñanza reglada. El diseñador web hoy en día tiene que manejarse en campos como la interacción usuario máquina, diseño de interfaz, y también tiene que saber programar. No en profundad, no hay que ser un hacker, pero si saber manejarse a un nivel suficiente que le permita trabajar en equipo, codo con codo, hablando el mismo lenguaje y usando las mismas herramientas que los ingenieros informáticos, de sistemas, de telecomunicaciones, etc.

Y ahora hablemos de de la industria del conocimiento:

“Se estima que 900.000 puestos de trabajo en Europa quedarán sin cubrir por no existir suficientes profesionales cualificados en TIC.”

Y probablemente la cifra sea mayor, dado que el Reino Unido ha estimado que de aquí a 2030 va a necesitar entorno a 700.000 programadores.

Por ello, tanto UK como Estonia y otros países nórdicos, han comenzado a impartir programación en la enseñanza primaria. Estos niños, cuando lleguen al instituto, conocerán además de dos o tres lenguas extranjeras al menos dos lenguajes de programación.

Y no hablamos solo de programadores, serán necesarios expertos en robótica, nanorobótica, aviación UAP (drones), etc. Son las profesiones del futuro cercano y presente. Nichos de oportunidad para desarrollar oportunidades empresariales en Aragón, con un potencial exportador tremendo.

Pero a más corto plazo, ¿porque no puede salir de Aragón una futura startup como Skype o Whatsapp o los mismos Facebook y Twitter?

Y es que además los negocios online, comercio electrónico, el tele-trabajo puede abrir unas posibilidades de desarrollo enormes al mundo rural. Para ello será necesario mejorar y reforzar el acceso a una banda ancha de calidad en toda la geografía aragonesa.

Por todo ello creo que es necesario desarrollar para Aragón un Plan estratégico de la economía del conocimiento con medidas a corto plazo, pero con vistas a un horizonte a quince años. El cual podría tener los siguientes ejes de actuación:

  1. Desarrollo de la industria del conocimiento como motor industrial y exportador y gran generador de empleo estable y de calidad.
  2. Potenciación de la formación continua de los profesionales bajo nuevos prismas metodológicos del siglo XXI.
  3. Planes de formación en programación, robótica, etc. en las aulas de primaria y secundaria bajo nuevos prismas metodológicos.
  4. Planes de alfabetización digital para personas mayores y en exclusión social.
  5. Desarrollo e impulso del Open Data. Dotando al ciudadano de las herramientas necesarias tanto para el control democrático y transparencia, como para la realización de cualquier gestión y/o consulta con la administración.
  6. Desarrollo, impulso y utilización de herramientas de democracia liquida y participación directa del ciudadano en la gestión de lo común.
  7. Potenciar e impulsar el acceso a una banda ancha de calidad en el mundo rural y en cada rincón del territorio aragonés.
  8. Planes de repatriación de “talentos fugados”, no solo para permitir a los aragoneses de este sector volver a su tierra, sino para poder sacar partido de su experiencia en en el exterior.

Estos planes serían diseñados por los agentes que están más en contacto con las ultimas tecnologías, metodologías y formación. Así como el impulso de acciones y planes basadas en la figura de voluntariado. Si alguien no sabe de que estoy hablando, le invito a que visite la web de Zagales Hacklab y podrá comprobar como el voluntariado de profesionales del sector esta comenzando a cubrir esa enorme laguna que del sistema educativo deja.

Toda esta visión, mi visión por ahora, se puede hacer realidad si se dan dos premisas; la primera es que “Es la hora de Aragón” sea la lista elegida y la segunda que mis compañeros del Consejo Ciudadano me confían esta tarea.

¿Creéis que se puede?
Yo creo que Podemos, Es la hora de Aragón.